Sacred 3

Sacred 3

¿Nada es sagrado?

Sacred 3 marca un nuevo rumbo en Sacred, una serie de exploración de mazmorras. En lugar de explorar un mundo abierto como en los dos primeros juegos, este tercero toma un enfoque más lineal, llevándote por niveles y escenarios en los que "disfrutar" con sus combates hack-and-slash y un humor que, de malo, parece bueno.

Ver descripción completa

PROS

  • Multijugador para 4 jugadores
  • Combates sólidos
  • Bonito mundo
  • Buen trabajo en las voces

CONTRAS

  • Guión cuadriculado
  • Repetitivo y lineal
  • Muy aburrido

Útil
6

Sacred 3 marca un nuevo rumbo en Sacred, una serie de exploración de mazmorras. En lugar de explorar un mundo abierto como en los dos primeros juegos, este tercero toma un enfoque más lineal, llevándote por niveles y escenarios en los que "disfrutar" con sus combates hack-and-slash y un humor que, de malo, parece bueno.

Tomar del Diablo

Hay pocas sorpresas en el relato fantástico de Sacred 3. El malvado Lord Zane, del Imperio Ashen, quiere ampliar sus dominios, pero para lograrlo necesita el antiguo MacGuffin de destrucción +1. Ahora, con sus tropas en camino a la guerra, necesita capturar un poderoso elemento, llamado Corazón de Ancaria y, para hacerlo, destruir todo lo que se encuentre en el camino, sin miramientos.

Por suerte, un grupo de típicos héroes se han unido para enfrentarse a este malvado, en una especie de alianza. Viajarán por el mundo, para frustrar a Zane, recuperar terreno y hacer bromas fuera de lugar.
\n

Sacred 3 transforma su foco, y pasa de ser un mundo abierto a una colección de niveles lineales. Se cambia así, por completo, el estilo de juego, y se abandona la exploración para centrarse completamente en los combates.

El sentido de descubrimiento y sorpresa desaparece, y es que la historia y los niveles están marcados por ser predecibles y mundanos.

Los niveles y enemigos nuevos se notan pronto como copias unos de otros, un problema que se agrava al tener que coger mucha experiencia en los primeros niveles si se quiere tener opciones más adelante. Es cierto, arrastrarse por castillos que se derrumban y esquivar cantidades ingentes de trampas y metralla es interesante al principio, pero repetir la fórmula se acaba haciendo aburrido.

En lo positivo, el juego ofrece cuatro personajes distintos a elegir: un guerrero con armamento doble, un arquero de largo alcance, una veloz guerrera con espada y un guerrero con lanza de alcance medio. Cada uno tiene su propio estilo de combate que, combinado con las otras características de cada personaje, la amplia selección de elementos y los hechizos disponibles, crea una rica variedad de tácticas, especialmente útiles en modo multijugador.

Trae a tus amigos

Sacred 3 no tiene problema en dejar clara su ideología, cercana a la de los juegos de acción para consolas. Parece claro que un joystick es la mejor forma para experimentar la acción, con un sistema de control dual que responde bien al controlar a los personajes.

Este enfoque hacia el control directo está más cerca de la interfaz de apuntar y hacer clic de juegos como Diablo. Si bien para apuntar se usa el ratón, los movimientos y las acciones se dirigen con el teclado. Funciona bien, pero parece que se queda a medias entre dos modos de control diferentes, lo que resulta algo incómodo al principio.

Un punto positivo de ello es que si dispones de un joystick en tu PC, asi como ratón y teclado, puedes jugar en modo multijugador local. Tomar a Zane con otras personas, online o en el mismo PC es de lejos la mejor forma de experimentar Sacred 3, y le añade lo que necesita. Al mezclarse diferentes categorías, habilidades y talentos, descubrirás distintas opciones tácticas para luchar contra la inteligencia artificial de tu enemigo, con jugadores que sirven de distracción mientras otros restan relativamente más seguros.

Sacred 3

Descargar

Sacred 3

Opinión usuarios sobre Sacred 3

  • Anonymous

    por Anonymous

    Deep Silver hace un "CAPCOM" con su Sacred 3.
    Vamos, que han convertido una excelente franquícia en una sobirana...   Más